1. Bienes

1.1. Inmuebles

Lo primero que deberemos hacer es localizar todos los bienes que pertenezcan a la herencia.

En el caso de bienes inmuebles intentaremos conseguir todas las escrituras y documentos que puedan acreditar la existencia de dichos bienes. Posteriormente también debemos solicitar una nota simple en el Registro de la Propiedad para saber si estos bienes tienen alguna carga (hipotecas, etc).

Para los bienes inmuebles de los cuales no tengamos un documento acreditativo, tenemos dos formas de localizarlos en función de si encuentran inscritos en el Registro de la Propiedad o no:

  • Si los bienes están inscritos en el Registro de la Propiedad, debemos solicitar una nota simple para acreditar la existencia de ese bien en el patrimonio del fallecido. Este trámite puede realizarse vía Internet o acudiendo directamente al Registro y conlleva un pequeño coste.
  • En el caso de que el bien no se encuentre inscrito en el Registro de la propiedad deberemos dirigirnos al catastro.

1.2. Cuentas bancarias, acciones y otras cuentas

Por otro lado deberemos solicitar un certificado de saldo de cada cuenta bancaria, acciones y otras posibles cuentas que el fallecido posea. El Certificado de Saldo será siempre a fecha de fallecimiento.

Una de las dificultades que podemos encontrarnos es saber en qué entidades bancarias tenía el fallecido algún tipo de cuenta.

Los Bancos y Cajas suelen percibir comisiones por la emisión de certificados de saldos de cuentas y libretas. Su coste varía mucho de unos bancos a otros.

Otro punto a tener en cuenta es que el banco no le dejará disponer de ese dinero mientras no tenga pagado el impuesto de sucesiones.

1.3. Seguros de vida

Con el Certificado de seguro de vida, sabremos si existe algún seguro de vida. En caso de que así sea, las cantidades que vamos a percibir también deberemos incluirlas en la declaración para la liquidación del impuesto.

En el caso de que los beneficiarios sean los hijos, el importe total recibido lo incluirán en la declaración de sucesiones, en caso de que sea el cónyuge, solo incluirá la mitad y la otra mitad en el IRPF.

1.4. Vehículos

Los vehículos y embarcaciones deberán valorarse en función de varios factores, como el modelo, año de matriculación, etc. Para ello acudiremos a las tablas especiales de valoración de Hacienda.

Para poner su vehículo a su nombre, deberá ir a su Jefatura de Tráfico y presentar el certificado de defunción, el DNI del fallecido, el testamento, la documentación del coche y la documentación acreditativa del pago del impuesto.

1.5. Ajuar

El ajuar doméstico se valora en un 3% del valor total declarado.

No obstante, los herederos pueden asignar un valor superior o también probar su inexistencia o que su valor es inferior al resultante de aplicar el porcentaje. Para ello se debe probar de forma efectiva tal circunstancia.

También debe tener en cuenta que los bienes de extraordinario valor, como son las joyas, antigüedades, objetos de arte… no están incluidas en este 3% y deberán valorarse de forma diferenciada.

2. Deudas

2.1. Deudas del fallecido

Las deudas del fallecido también deberán incluirse en la valoración de la masa hereditaria.

El valor de dichas deudas es algo muy importante a considerar antes de aceptar la herencia, ya que los bienes de la herencia podrían ser insuficientes y los herederos podrían verse obligados a pagarlas con sus propios bienes.

Para evitar esto, lo mejor es asesorarse con un profesional y considerar la posibilidad de renunciar a la herencia o aceptarla a beneficio de inventario.

2.2. Gastos del funeral

Los gastos de entierro y funeral también tenemos derecho a incluirlos en la declaración.

Si hubiese gastos de última enfermedad, también podremos deducirlos, para ello debemos guardar todos los documentos acreditativos de dichos gastos, facturas, informes médicos, etc.

2.3. Gastos de la herencia

Los gastos de gestoría, abogados y demás gastos que hayamos incurrido para la protección de la herencia podremos igualmente incluirlos.