Herencia de bienes gananciales

Definiendo los bienes gananciales como aquellos que pertenecen a la sociedad de gananciales, es decir, a ambas partes del matrimonio. Se verá cómo afecta en el caso de herencia de bienes gananciales.

Por otra parte, los bienes privativos son aquellos que pertenecen exclusivamente a uno de los dos cónyuges.

Estar casado en régimen de bienes gananciales no significa que todos los bienes pertenecientes a ese matrimonio sean de ambos cónyuges, ya que una herencia siempre será un bien privativo a pesar de ser recibida una vez establecida esa sociedad de bienes gananciales.

Por norma general, aunque actualmente no es el caso, la mayoría de parejas que contraen matrimonio lo hacen en régimen de sociedad de gananciales. Esto significa que cualquier bien adquirido por cualquiera de los dos cónyuges después de haber contraído matrimonio, pertenecerá a la sociedad de bienes gananciales, teniendo como excepción los bienes privativos. En determinadas Comunidades Autónomas se considera la separación de bienes como el régimen principal a la hora de contraer matrimonio.

Existen diferentes formas de disolver la sociedad de bienes gananciales, como pueden ser el divorcio o el fallecimiento de alguno de los dos cónyuges. En este segundo caso, y para calcular la herencia de bienes gananciales, la sociedad se disolverá a partes iguales y corresponderá un 50% a cada uno de los cónyuges. Esto viene redactado en el artículo 1.061 y siguientes del Código Civil. Como se verá a continuación, la parte correspondiente al cónyuge fallecido, pasará a formar parte de la herencia.

Ejemplificando con el bien más común, la vivienda habitual, ya sea esta una casa o un edificio, suponiendo que se adquiere una vez constituida la sociedad de gananciales, se valorará con el fin de liquidar los bienes gananciales de la herencia. Ante la imposibilidad de dividirla físicamente, se valora y divide en dos partes iguales, un 50% pertenece al cónyuge supérstite y la otra parte, pasa a formar parte de la herencia del fallecido.

En una sociedad de gananciales no hay obligación de dividir al 50% los bienes, sino que pueden elegirse los bienes, los que más convengan a los herederos siempre que todos los lotes tengan el mismo valor, para evitar adjudicaciones de herencias.

La sociedad de gananciales deberá liquidarse ante notario.

Valora este artículo:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Volver al glosario

Un comentario

Dejar un comentario