Cuaderno particional en una herencia

El cuaderno particional es un documento por el que se distribuyen los bienes de una herencia entre los distintos beneficiarios de la misma. El cuaderno particional se compone de varias fases o apartados a través de los cuales se van describiendo: desde la identificación del o de los causantes, del propio contador-partidor, los antecedentes que dan lugar al mismo, la relación de bienes, la valoración de los mismos, la liquidación y finalmente, la adjudicación de los bienes y derechos resultantes.

Fases del cuaderno particional de la herencia

1. Inventario.
Donde están incluidos todos los activos y pasivos del causante.

2. Avalúo.
Valoración de los bienes inventariados al valor real que tengan en el momento de ser adjudicados, no al momento del fallecimiento. Aunque si es el testador el que lo ha realizado se estará a lo dispuesto por aquel.

3. Liquidación de herencia.
Cálculo del caudal neto de la herencia mediante el pago de las deudas del causante, descuento de las cargas de la herencia y entrega de los legados.

4. Formación de lotes.
Creación de conjuntos de bienes cualitativamente iguales para su posterior adjudicación a los distintos herederos.
Este paso no es preceptivo, pero tampoco se puede prescindir totalmente de él. Así en las particiones a instancia de la mayoría, por ejemplo, es absolutamente imprescindible.

5. Adjuticación.
Asignación de los lotes a cada uno de los coherederos.

Tipos de cuaderno particional

De acuerdo con el artículo 270 de la Ley de Derecho Civil de Galicia, cuatro son los tipos de partición posibles de una herencia en Galicia:

  • La realizada por el propio testador en el mismo testamento o en un documento anterior o posterior al mismo.
  • La realizada por el contador-partidor en cualquiera de los supuestos previstos en la ley.
  • La realizada por la comunidad de herederos.
  • La derivada de resolución judicial.

Si bien la expresión “cuaderno particional” se suele referir al realizado por un contador-partidor, que puede ser nombrado por el fallecido, elegido por los herederos o nombrado por un juez, en sus diversas modalidades.

Tendrá carácter privado o público en función de quien lo haya redactado. Si bien cualquier cuaderno particional puede ser elevado a público ante un notario o pasa a tener tal consideración cuando es aprobado por el juez, cuando sea preceptivo.

Es exigible que sea público cuando existan inmuebles u otros bienes susceptibles de ser inscritos en registros públicos o cuando, por ejemplo, concurran en la herencia menores que no tengan tutores legales.

¿Es obligatorio el cuaderno particional?

El cuaderno particional solo será obligatorio cuando existan bienes que no hayan sido expresamente atribuidos por el fallecido y no exista acuerdo entre las partes, cuando se acude a realizar una partición judicial, una partición a instancia de la mayoría o cuando así lo haya señalado expresamente el testador.

Aun no siendo preceptiva la partición por un abogado, es aconsejable encargar el cuaderno particional a un experto en la materia, porque de él se derivan derechos y obligaciones de gran envergadura y complejidad, por ejemplo, por un error del contador-partidor puede negarse la inscripción registral de un bien; puede ser recurrido judicialmente por el abogado de alguno de los herederos, etc.

Valora este artículo:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando…
Volver al glosario

Dejar un comentario