El caudal relicto en la herencia

El caudal relicto, también conocido como caudal hereditario, es el valor neto del conjunto de bienes, derechos y acciones dejados por una persona a su fallecimiento.

Es decir, que del valor que tengan los bienes, derechos y acciones que una persona poseía al momento de su fallecimiento, restamos el valor de las cargas y gravámenes que recaigan sobre los mismos y obtenemos el caudal relicto.

Su obtención es pues un primer paso para la determinación de la base imponible del impuesto de sucesiones que, por razón de esa herencia, debemos liquidar a la administración tributaria correspondiente.

Cómo calcular el caudal relicto

Para el correcto cálculo del caudal relicto debemos, previamente, identificar los bienes y derechos que pertenecían al fallecido, y en qué porcentaje eran de su propiedad.

A continuación, calcular el valor que tenían en el momento del fallecimiento, y de éste deducir el valor de las cargas o gravámenes que pudieran tener. Por ejemplo, una servidumbre, censo o arrendamiento que afecten a una finca.

No confundir el término caudal relicto con la masa hereditaria neta, pues para la determinación de ésta debemos sumar al caudal relicto el valor del ajuar doméstico, el de los bienes adicionables y/o acumulables y restar las deudas y gastos existentes.

Valora este artículo:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Volver al glosario

Dejar un comentario