Bienes adicionables en el impuesto de sucesiones

Para evitar el impago del Impuesto de Sucesiones o el menor valor de este mediante ciertas estratagemas, la ley presume que ciertos bienes pertenecían a la herencia del fallecido y que, por tanto, su valor ha de sumarse al valor de los bienes que aquel poseía en el momento de fallecimiento para determinar el importe de la base imponible sobre la que ha de aplicarse el porcentaje del impuesto a pagar. Son los bienes adicionables.

¿Cuáles son los bienes adicionables de una herencia?

Así se considera que pertenecían al causante los siguientes bienes:

  • Los bienes que fueran del causante en el año inmediato anterior al fallecimiento.
    Por ejemplo, dinero retirado del banco en el año inmediato anterior, acciones vendidas seis meses antes del fallecimiento, etc.
  • El pleno dominio de aquellos bienes en los que el fallecido hubiese adquirido el usufructo en los tres años anteriores al fallecimiento, siempre que el nudo propietario sea un heredero, legatario, pariente hasta tercer grado o cónyuge de cualquiera de ellos o del propio causante.
    Por ejemplo, el fallecido y su esposa adquieren, dos años antes de la defunción, un piso, él el usufructo y ella la nuda propiedad; se sumaría al valor de la herencia el valor total del piso para efectuar el cálculo del impuesto a pagar.
  • Cualquier bien o derecho que fuese transmitido con carácter oneroso (a cambio de un precio) por el causante en los cuatro años anteriores al fallecimiento, reservándose el usufructo de los mismos o de otros bienes del adquirente.
  • Endoso de valores o efectos. Trata de evitar endosos simulados.

Todas estas presunciones permiten prueba en contrario, y por tanto, pueden ser destruidas por cualquier medio admitido en derecho, por ejemplo, acreditando que el importe de la venta de las acciones figura ingresado en otra cuenta que forma parte de la base imponible del impuesto; o que el dinero retirado del banco lo fue para la compra de un bien cuyo valor está siendo sumado en la liquidación de sucesiones.

También se considera que no ha habido elusión fiscal, y por tanto no procede la adición de bienes adicionales cuando el importe pagado de impuestos por la transmisión efectuada es superior al que pagaría en la liquidación del Impuesto de Sucesiones.

Valora este artículo:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Volver al glosario

Dejar un comentario