1. Valoración de bienes

El valor de los bienes recibidos debe ser el valor real de dicho bien.

En caso de bienes inmuebles no es tan sencillo conocer el valor real, es por ello que podemos utilizar:

  • Valor Catastral.
  • Valor de adquisición.
  • Valoración fiscal de hacienda.

Para aquellos bienes que no se conozca su valor catastral o de adquisición deberemos solicitar una valoración de la Agencia Tributaria competente en función de la ubicación del bien.

Estas valoraciones conllevan el pago de una tasa que oscila entre 20€ y 60€ por bien.

Las valoraciones de Hacienda son vinculantes, mientras que los otros valores podrán ser objeto de posterior comprobación y rectificación por parte de la Agencia Tributaria.

2. Impuesto a pagar

El impuesto a pagar varía en función del valor de lo heredado, del parentesco con el difunto, así como las posibles deducciones a las que nos podamos acoger.